La palabra civil proviene del vocablo latino civilis, que significa "de los ciudadanos". Cuidadano viene de civis y significa "miembro de la ciudad o Estado". Por otro lado, cívico se prigina en civicus y civis, y tiene dos significados: "de la ciudad o de los ciudadanos o relativo a ellos" y "del civismo o relativo a él". Por último, ciudad viene de civitatem y civitas que quiere decir centro de una ciudad o aglomeración.
Democracia_Romana.jpg
Democracia romana

Todas estas palabras tienen en común que se refieren a los grupos sociales, las personas que pertenecen a ellos, el espacio donde viven, las relaciones que establecen con los demás y su entorno.

Así como los romanos a través del latín influenciaron nuestro idioma, también influenció la forma de organización social. Inspirados por los griegos, instauraron la democracia como forma de gobierno. Ambas democracias, griega y romana, fueron bases fundamentales para establecer la democracia actual. Es por eso que todos desde pequeños obtenemos una formación cívica, o sea, nos han enseñado cuáles son nuestros derechos y deberes, y también cuáles son nuestras leyes y cómo seguirlas.
Esto nos hace tener presente que los asuntos de nuestro gobierno, nustro país y de todo el mundo esta estrechamente ligado con nuestras vidas; y por eso las acciones de nuestro gobierno reprecuten en nuestros actos y nuestro entorno.
civismo.jpg